CON NOMBRE DE MUJER (IV)

Hoy, 8 de marzo, día internacional de la Mujer Trabajadora, daré los cinco últimos acertijos que nos quedaban sobre mujeres de la antigüedad que dejaron su huella en la eternidad, pese a la sociedad patriarcal en la que vivían y la nulidad de derechos que tenían, por eso ya sabéis que este ejercicio consistía en hacer un pequeño homenaje a todas ellas, porque gracias a su esfuerzo, quizás hoy hayamos avanzado, aunque aún queda mucho por hacer.

ΤΗΣ ΓΥΝΑΙΚΟΣ Η ΕΥΔΑΙΜΩΝ ΗΜΕΡΑ!!!!

hiparquia.gif6.

Nací en Maronea, Tracia, en el siglo IV a. C. Fuí una de las primeras mujeres filosofas. Me casé con Crates de Tebas y compartí con el la peculiar forma de vida de la escuela cínica. Un día, un compatriota Teodoro el Ateo se reía de mi y me preguntó por qué no me dedicaba a las tareas propias de mi sexo, mi respuesta fue: ” ¿Crees que he hecho mal en consagrar al estudio el tiempo que, por mi sexo, debería haber perdido como tejedora?”.

vcae522t6ca4r1iptcartu262cay2mjcvcaraot9wcammlf4hcaeonhbpcawastfzca18a9axcaw0w0z0carbbp1mca0a2btmcaorxvyuca0ng6wfcaa5188acacfv5s1ca9r0ojb.jpg 7.

Viví durante el siglo V a. C. en la región de Tesalia. Fuí denominada la primera astrónoma europea. Mi punto fuerte era la precisión con que predecía eclipses de sol y de luna, por lo que algunos me consideraban una hechicera, Protagonicé una de las primeras rebeliones femeninas.

salpe.jpg 8.

Ejercí como como comadrona en Lemnos. Algunos de los remedios usados por mi fueron la saliva  que tenía el poder de restaurar la sensación a un miembro entumecido, si se escupía en el pecho o si los párpados superiores eran tocados por la saliva; también la orina cuando se la aplicaba a los ojos los fortalecía; sugerí remedios contra la rabia y las fiebres intermitentes; los perros dejarían de estar rabiosos si se les alimentaba con sapos vivos y los niños serían más guapos si se les trataba con mis medicinas.

safo.jpg 9.

Nací en la isla de Lesbos durante el siglo VII a. C. en el seno de una familia noble y fuí contemporánea de Alceo, a quien amé, y de Stesichoros. Me dediqué a la posesía de tono amoroso y enseñé mi arte a un grupo de mujeres jóvenes, con las que tuve una estrecha relación y para las que compusé sus odas nupciales, cuando me abandonaron para casarse. Escribí nueve libros de odas, epitalamios o canciones nupciales, elegías e himnos. Inventé el verso que hoy conoceis como oda sáfica. Platón se refirió a mi como la décima musa.

ellas71.jpg 10.

Nací en el municipio de Laminium (Fuenllana, Ciudad Real), en el seno de una familia rica y reconocida y fuí hija de Licinia Macedónica. Fuí patrona de un collegium, formado por sus clientes y libertos. Alcancé el sacerdocio del culto imperial en mi ciudad, Laminium, siendo nombrada perpetua vitalicia. Allí recibí también el homenaje de un liberto, Cayo Licinio Hedymeleo, quien me calificó de excelente patrona.

 

Éstos son algunos nombres propios de mujer que dejaron huella en nuestra historia universal ya en época antigua, aún a pesar de los impedimentos y obstáculos que tenían en aquella época, consideradas poco menos que objetos y supeditadas desde el nacimiento bajo mano masculina. Pero hay muchos otros que han quedado registrados aunque sea de manera breve porque desgraciadamente no nos han podido llegar sus trabajos y escritos.

JÁNTIPA (Grecia siglos V-VI a. C.)

Mujer denostada donde las haya, no ha tenido la oportunidad de dejar constancia de su pensamiento, toda vez que los textos conservados están yermos de palabras que hubieran sido pronunciadas por Jántipa. Su carácter intratable por el que eternamente ha sido conocida se justifica por la difícil y asimétrica relación sentimental con Sócrates, a través de la que asoma una mujer envuelta en un halo de humanidad y sinceridad que despierta simpatías. Jántipa no se ajusta al papel de mujer sumisa que sería de esperar en una época de hombres tan guerreros como es la Grecia clásica. Siempre aparece airada y  con un cierto aire de rebeldía crónico. Cosa que si analizamos fríamente no es  de extrañar, ya que Sócrates era precisamente un marido ejemplar, que pasaba prácticamente la vida en los espacios públicos donde tenía sus seguidores. Aunque, si nos fijamos, la actitud de Sócrates pasa siempre por defender a su esposa, es quizás por eso que la pitonisa del oráculo de Apolo de Delfos lo considerara el más sabio entre los hombres.

OLIMPIA DE ÉPIRO ( Grecia 373- 316 a. C.)

Fue la esposa principal de rey Filipo II de Macedonia quien la hizo la madre de Alejandro Magno y de Cleopatra de Macedonia. Muerto su padre, Neoptólemo, rey de Molosia, en la región de Épiro y huérfana también de madre desde muy pequeña, vivió bajo la tutela de su tío Arribas, que pasó a ser el rey de Molosia y quien arregló su matrimonio con Filipo de Macedonia, para enlazar la amistad y tener buenas relaciones con este país. Olimpia tenía 19 años cuando se casó. Y fue la primera esposa en rango, no orden. Su nombre de soltera era Políxena, en honor de la joven llamada así, hija de Príamo y sacrificada en la  tumba de Aquiles. Cambió su nombre por el de Myrtale cuando se casó con Filipo. Se dice que era una mujer violenta, neurótica y supersticiosa que incluso se jactaba al decir que su hijo era un semidios pues según ella, el mismo dios Zeus la había preñado, pero esta anécdota sólo puede ser interpretada como un intento de realzar la procedencia casi divina de su primogénito Alejandro. Es destacable su afición por las serpientes con quienes compartía su alcoba. Y también se dice que bajo su mandato fueron asesinados varios personajes de su época, hecho que se destaca en su caso, quizás por ser mujer, pero que era una práctica común de la época para acabar con los enemigos. OLimpia hizó lo que otros reyes de su momento, es decir llevar una política de eliminación de posibles rivales. Ella misma acabó siendo asesinada.

ARTEMISIA

Poderosa reina de Caria, fue una de las yerberas más famosa de la época.

DIOTIMA

Sacerdotisa de Mantinea, que probablemente era pitagórica, le enseñó a Sócrates la relación entre el amor a la gente y el amor a la sabiduría.

METRODORA (siglo I d. C.)

escribió sobre las enfermedades del útero, estómago y riñones.

MERIT PTAH ( 2700 años antes de Cristo)

Fue posiblemente la primera mujer médico en el mundo. Fue también la primera mujer de ciencia de la cual se conoce el nombre. Su imagen puede ser vista en una tumba en la Necrópolis cerca de la pirámide de Saggara. Su hijo, quien fue un alto sacerdote, la describe como el Jefe de los Médicos.

Y tantos otros muchos nombres Damo (s. VI a. C.), Myia (s. VI a. C.), Fintis (s. VI a. C.), Melisa ( s. VI a. C.), Tymicha (s. VI a. C.), todas ellas pertenecientes a la escuela pitagórica; Perictiones (s. V a.C.), Aesara de Lucania, Temista, Leontio, Trótula, etc, etc.

 

2 comentarios

  1. 6.Hiparquia o Hiparquía de Maronea.

  2. 7. Aglaonice de Tesalia.
    8. Agnodice.
    9. Safo de Lesbos.
    10. Alia Cándida.
    La verdad es que en 10 pensé intuitivamente en un principio en Oliva Sabuco, albaceteña, pero veo que tú te refieres a ésta.
    Las fuentes para resolver el acertijo son: Margaret Alic: el legado de Hipatia, entre otras..

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: